No al robo de salario/No wage theft/Não roubo de salário

Español:
A veces, como hoy, poder observar el cinismo hecho gobierno, la sonrisa procaz del sátrapa cebando la avaricia, sobre la espalda de los trabajadores, es como estar en la edad media, la ley sustituida por la patente de corso: El gobierno ofrece recursos públicos a empresas que roben salario a sus empleados.

“”Cuando el Presidente Trump tiene la oportunidad de apoyar a los trabajadores, elige no hacerlo”, dijo Heidi Shierholz, un experta en políticas laborales del Instituto de Política Económica de izquierda, en un comunicado. “Al bloquear esta regla, el presidente y los republicanos del Congreso se asegurarán de que los contribuyentes seguirán apoyando a los contratistas con antecedentes de robo de salarios y violaciones a la salud y la seguridad”.”

Português:
Às vezes, como hoje, observar a desfaçatez do governo, o sorriso del sátrapa a engorde a cobiça sobre as costas dos trabalhadores, é como estar na Idade Média, a lei passa a ter a Carta de Corso: O governo oferece fundos públicos empresas que roubam os salários aos seus empregados.

“”Quando o Presidente Trump tem uma chance de estar com os trabalhadores, ele escolhe não fazê-lo”, disse Heidi Shierholz, especialista em políticas trabalhistas do Instituto de Política Econômica de esquerda. “Ao bloquear essa regra, o presidente e os republicanos do Congresso assegurarão que os contribuintes continuem a apoiar os contratados com antecedentes de roubo de salários e violações de saúde e segurança”.”

English:
At times, like today, being able to observe a cynical government, with the smug smirk of the greed, on the back of the workers, is like being in the middle ages, the law replaced by the Letter of Marque: Government offers public resources to companies that commit wage theft from their employees.

““When President Trump has a chance to stand with workers, he chooses not to,” Heidi Shierholz, a labor policy expert at the left-leaning Economic Policy Institute, said in a statement. “By blocking this rule, the president and congressional Republicans will ensure that taxpayers will continue to support contractors with a history of wage theft and health and safety violations.””

http://www.huffingtonpost.com/entry/trump-repeals-regulation-wage-theft_us_58d9408ee4b03692bea814c9

Una propuesta radical para tiempos radicales

Por Aviva Chomsky

Traducido por Ema Chomsky y Guillermo Fernández-Ampié

Este artículo apareció en inglés en https://nacla.org/news/2016/12/14/radical-proposal-radical-times 

Una creciente coalición de activistas laborales y migratorios exige al Presidente Obama conceder un Decreto de Perdón General por Infracciones del Estatus Migratorio.

La elección de Donald Trump ha dejado a muchos activistas por los derechos de los inmigrantes en un remolino  de pensamientos alarmados. ¿Qué fue lo que verdaderamente dijo que haría? Si dijo que planea deportar a los “extranjeros criminales” y  “construir un muro”, ¿es eso realmente algo diferente de lo que hemos visto ya bajo la administración de Obama? ¿Podría realmente deportar a 11 millones de personas? ¿En realidad llegaría a eliminar la acción pro-inmigrante firmada exitosamente durante el mandato del Presidente Obama, la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), que concedía un estatus legal temporal a cientos de miles de jóvenes indocumentados?  Si fuera a hacerlo, ¿qué les pasaría a estos jóvenes? Finalmente, ¿hay alguna forma en la que se pueda vincular la lucha por los derechos de los inmigrantes con una campaña más grande, comprometida a desafiar la versión extrema de capitalismo neoliberal cleptocrático de Trump?

En  vísperas de las elecciones mucha de la atención respecto al futuro de la política migratoria de E.E.U.U. se ha enfocado en el estatus incierto de los Dreamers y los beneficiarios de DACA. El 17 de noviembre, los representantes Zoe Lofgren (D-CA), Lucille Roybal-Allard (D-CA) y Luis Gutiérrez (D-IL) escribieron una carta pidiéndole a Obama dar un indulto presidencial a los beneficiaros de DACA antes de dejar su puesto,  convirtiendo en irrelevantes sus ofensas migratorias y posiblemente abriéndoles el paso en su búsqueda de un estatus legal permanente. Aunque la administración rápidamente rechazó la idea, ésta no ha muerto. Unas semanas después, los Senadores Dick Durbin (D-III) y Lindsey Graham introdujeron el Bridge Act (Acta del Puente), que realzaría y protegería el DACA. Mientras tanto, en las organizaciones de base, el activismo de la creciente coalición ha reforzado la propuesta.

Esto es en gran parte debido al trabajo de grupos como el Centro Colaborativo del Trabajador Inmigrante de Boston (IWCC por sus siglas en ingles). El IWCC sostiene que el enfoque en los “Dreamers”, un grupo modelo “excepcional” de inmigrantes, ignora los fundamentales asuntos estructurales, económicos y políticos que en última instancia ayudarán a vincular la lucha de los inmigrantes con la lucha de todos los trabajadores americanos – el llamado 99%. DACA y su primo legislativo, el acta DREAM, conceden derechos a un subconjunto relativamente pequeño de los 11 millones de habitantes indocumentados del país – aquellos a los que el Presidente Obama describió como “Americanos en sus corazones, en sus mentes, en todas formas excepto una: en papel”. Pero al presentar a la juventud inmigrante que fue traída al país por sus padres antes de los quince años como singularmente inocentes, merecedores, y diferentes al resto de la población indocumentada, estas iniciativas pueden considerarse una evasión de la naturaleza estructural y económica de los problemas migratorios, y cómplice de la criminalización, detención y deportación de los otros 10 millones de inmigrantes indocumentados.

Así, en medio de una ráfaga nacional de iniciativas por los derechos migratorios, el IWCC concibió una propuesta que es radical en su simplicidad: enfatizando la posición de los inmigrantes indocumentados como trabajadores, el IWCC ha demandado que Obama perdone a todas las personas indocumentadas en E.E.U.U. La petición de la organización dice así: “Señor Presidente, le pedimos que adopte una  medida política audaz, creativa, y humanitaria que permita proteger a las familias y ayude a consolidar la economía nacional. Exigimos que emita a la brevedad posible un Decreto de Perdón General por Infracciones del Estatus Migratorio antes del término de su mandato. Esto debe incluir a todos los trabajadores indocumentados que contribuyen con sus ingresos y sus impuestos a este país.” En pocas palabras, al posicionar a los trabajadores y sus derechos en el centro del debate migratorio, la petición del IWCC demanda un análisis que trasciende el neoliberalismo multicultural del buen-sentir y desafía las raíces y la naturaleza de la desigualdad. Es más, la iniciativa del IWCC vincula la lucha por los derechos de los inmigrantes con una campaña más grande en contra de la versión extrema capitalismo neoliberal amiguista de Trump. Tan improbable como parece, la iniciativa ha ganado terreno. A una semana de su deliberación el 6 de Diciembre, docenas de organizaciones a nivel nacional firmaron la petición del IWCC, incluyendo organizaciones de derechos migratorios, centros de trabajadores, iglesias progresistas, y centros laborales académicos. A la par, una petición en apoyo a la iniciativa por parte de académicos rápidamente sumó cientos de firmas – y continúa creciendo.

Estas demandas amplían el debate sobre la mejor manera de sostener la solidaridad con las comunidades inmigrantes. Mientras las administraciones de muchas universidades se han manifestado en apoyo al DACA en vista de las amenazas de Trump, han dudado en ir más allá en sus demandas. En cuestión de semanas después de la elección, cientos de presidentes de universidades habían firmado una declaración de la universidad Pomona College en la que demanda que el DACA se “sostenga, continúe, y se expanda”. La “expansión” era quizás una aprobación al intento del Presidente Obama por expandir el programa con Acción Diferida para los Padres de Americanos (DAPA por sus siglas en inglés), que buscaba extender la protección del DACA a los padres indocumentados de niños que son ciudadanos por haber nacido en E.E.U.U. (DAPA fue rechazado en las cortes en el 2016).

Pero estos administradores también intentaban precaver a las demandas de los estudiantes y profesores en Pomona y otras universidades que intentaban tomar una posición mas proactiva al designarse “campus santuario”. Muchas de estas peticiones insistían, por ejemplo, que sus instituciones se comprometieran a proteger al profesorado y al personal, o incluso a un grupo más amplio definido como la “comunidad universitaria”. Una petición de mi universidad, la Universidad Estatal de Salem, decía que la noción de comunidad universitaria debe incluir a “las familias de los estudiantes y sus comunidades de origen… aquellos que trabajan directamente para nuestras universidades” así como a “muchos otros que cultivan la comida que comemos en nuestros comedores, empaquetan los libros que recibimos en nuestras librerías, y hacen la ropa que vendemos con nuestros logos”.  Pero los funcionarios del campus que voluntariamente se anunciaron a favor del DACA se han mostrado reacios a aceptar el lenguaje de “santuario” y han dudado en dar su consentimiento a algunas de las medidas específicas que demandan los estudiantes y el profesorado – en particular, la noción de que la “comunidad” debe ir más allá de solo los estudiantes.

Como algunos campus universitarios, muchas ciudades a nivel nacional incluyendo Chicago,

Los Ángeles, Nueva York, y muchas otras, grandes y pequeñas, reafirmaron o renovaron su estado de santuario. Sus disposiciones de santuario aplican a todos en la ciudad. Aun antes de la elección, Donald Trump prometió que “bloquearía los fondos para las ciudades santuario”. El concepto de “santuario” no tiene un significado legal preciso: una ciudad puede adoptar el nombre  por razones meramente simbólicas o puede implementar políticas que en distintas maneras limitan la aplicación local de las actividades del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos (ICE por sus siglas en ingles). Pero es igual de vaga la amenaza de Trump por “bloquear fondos”. Como puntualiza Ilya Somin en The Washington Post, se encontraría con múltiples complejidades prácticas y constitucionales. De todas formas, algunas ciudades, así como universidades, han empleado la amenaza de Trump junto con la vaguedad del término “santuario” como justificación de su reticencia para adoptar este estatus.

El llamado de la iniciativa de los Centros de Trabajadores demanda de manera radical derechos iguales para todos, independientemente de su estatus migratorio. Es en este contexto que la propuesta del IWCC por un perdón general representa una demanda tan poderosa. Así como el llamado para crear “santuarios” para indocumentados, la propuesta del IWCC trasciende todos los debates acerca de cuales son los inmigrantes que recibirían ayuda. La iniciativa firmemente demanda derechos para todos, independientemente de su estatus migratorio. Aunque la administración de Obama rechazó del todo la carta de los congresistas que habría protegido de manera paralela a los beneficiarios del DACA, la naturaleza radical de estos tiempos ha llevado a una cantidad sorprendente de individuos y organizaciones a responder con entusiasmo a la propuesta que hace solo unas semanas hubiera sido prácticamente imposible de articular.

Al poner la idea de un Decreto de Perdón General por Infracciones del Estatus Migratorio al frente y al centro, el IWCC y sus aliados están empujando a todos los que estamos luchando por los derechos de inmigrantes y trabajadores a expandir y profundizar nuestros objetivos por la justicia económica y social en la era de Trump. Quizás más importante aún, la petición del IWCC también está ayudando a formar una nueva coalición de organizaciones que trabajan en asuntos similares pero que con demasiada frecuencia lo hacen aislados unos de otros. Mientras los comentaristas y organizaciones debaten cómo las demandas basadas en la identidad se relacionan con las críticas clasistas al capitalismo, esta campaña ofrece una manera de vincular ambas. Hasta ahora, la inmensa respuesta popular y organizacional a estos esfuerzos muestra la medida en que esta es una oportunidad para expandir nuestros horizontes políticos y profundizar nuestras alianzas resuena en el inestable clima político en el que nos ha dejado la elección  presidencial del 2016.

Political statement

To add your name or organization to the list of signers supporting this letter, please email at pavel.workerscollab@gmail.com

December 20, 2016

Honorable Barack Obama, 

Mr. President,

As workers, we do not usually talk to highly important people, let alone have the honor of addressing the first black president of this country.

We are appealing to you as our president, as the person who is charged with representing the needs and interests of the people of this country.

 Today, as a result of the 26.3% will of all eligible voters, or if you prefer a minority representing 46.1% of the popular vote (2,864,978 fewer votes than the candidate who took first place), we are confronting a new political regime of a minority. That minority wants to change the country, so much that they have already announced measures of restriction to human, civil, political, economic and cultural rights. 

That minority has taken the streets and is threatening society and its diverse people. And among that minority are public servants who are taking actions that are creating a collective state of fear. That minority is raising their voices and shouting what they did not dare to say in public before. This minority hates and lets everyone know.

 They want to create divisions among people. Between whites and all the others. They are betting on the creation of a system of racial segregation (identifying “bad migrants” – people of color – and differentiating them from good migrants – white populations from Europe).

 Contrary to what is commonly believed in this country, immigrant workers of all nationalities, ethnicities, languages and cultures do not come to create problems, we come to provide solutions. We contributed almost 32% to our Gross Domestic Product (GDP). The 11 million undocumented workers contribute almost 4% to our GDP. We bring more solutions to this country than the supposed problems that are attributed to us.

 We know for certain that you have not always been our ally. The more than 3 million undocumented workers deported during your regime testify to it. But, today you remain the President of all the people of this country and have the legal responsibility to protect and defend the Constitution and human rights.

 Therefore, because it remains your responsibility, we demand that you stop the aggressions and threats against immigrants and people of color. We demand that you investigate and punish those responsible, and even more.

 The first black president of this country will have to hand over the mandate to a regime that offers prejudice and social ostracism. Because we understand this, we also appeal to the role of the President as an ethical leader of a society that seeks to build its social relations with justice, dignity, equity, and democracy. We are approaching you, as the political leader of this country.

 Thus today we demand that you assume your status as President of the United States of America and help prevent a domestic humanitarian catastrophe. Deporting 11 million human beings will not only irreversibly damage the economy of this country, it will break the social fabric, community life and the trust of society in its institutions. Destroying our right to live in peace and civility does not open doors to the construction of a society like the one you helped create and strengthen.

 Mr. President, we require you take a bold, creative, and humane political measure to protect families and help consolidate the national economy. We demand that you issue as soon as possible a Decree for General Pardon of Infraction of Immigration Status before the end of your term of office. This should include all undocumented workers.

 We know that we speak with a brave leader; you have shown it. Today society demands that you take action as our most worthy champion.

Signatures

Immigrant Worker Center Collaborative (IWCC from Massachusetts and Rhode Island).

Brazilian Worker Center (Allston, MA)

Brazilian Women’s Group (Brighton, MA)

Centro Comunitario de Trabajadores (New Bedford, MA)

Chelsea Collaborative (Chelsea, MA)

Chinese Progressive Association (Chinatown, Boston, MA)

Fuerza Laboral (Central Falls, RI)

Lynn Worker Center for Economic Justice (Lynn, MA)

MassCOSH (Dorchester and East Boston, MA)

Metrowest Worker Center/Casa do Trabalhador/ Casa del Trabajador (Framingham and Milford, MA)

Essex County Community Organization.

Neighbor to Neighbor Massachusetts.

Matahari Women Workers, Massachusetts.

Justice At Work, Massachusetts.

Centro Presente, Massachusetts.

UMass Boston, Labor Resource Center.

Harvard Trade Union Program.

Sister Eileen Burns, SNDdeN, Executive Director of Notre Dame Education Center, Lawrence, MA.

Bro. Kenneth V. Hogan, FMS, Board Member, Notre Dame Education Center-Lawrence-MA.

Boston Area Spanish Exchange (BASE).

Teury Marte, Salem MA Latino Coalition.

Unitarian Universalist Mass Action Network.

Arlington Street Church- Social Action Committee.

Massachusetts Communities Action Network.

Clinicians for Healthy Families.

Student Immigrant Movement.

Massachusetts Jobs With Justice.

Cambridge United for Justice with Peace.

Merrimack Valley Project. Massachusetts.

New Lynn Coalition, Massachusetts.

Centro de Trabajadores Unidos en Lucha CTUL. Minneapolis.

El Centro del Inmigrante, New York.

Staten Island Immigrants Council.

Chicago Worker’s Collaborative. Illinois.

Taj James, Movement Strategy Center. Oakland, California.

Latina Center MARIA. California.

San Francisco Living Wage Coalition.

Central American Refugee Committee (CRECE). California.

Dorothy P. Wonder, East Bay Sanctuary Covenant, Berkeley, California.

Bay Area Committee in Solidarity with the People of El Salvador, California.

Pomona Economic Opportunity Center, California.

Mississippi Immigrants Rights Alliance.

Freedom University. Atlanta, Georgia.

Project South, Atlanta, Georgia.

Dignidad Inmigrante, Athens, Georgia.

Athens Immigrant Rights Coalition AIRC, Georgia.

Economic Justice Coalition, Athens, Georgia.

U-Lead Athens, Georgia.

Northwest Arkansas Workers Justice Center (NWAWJC), Arkansas.

Lucha, Arkansas. 

Vermont Workers’ Center. Vermont.

Versión en español

20 de Diciembre de 2016

Honorable Barack Obama,

Señor presidente, 

Como trabajadores no solemos hablar con las altas personalidades, ni mucho menos aún tener el honor de dirigirnos al primer presidente negro de este país.

 Estamos apelando a usted como nuestro presidente, como la persona que está encargada de representar las necesidades e intereses de la gente de este país. 

Hoy, producto de la voluntad del 26.3% de los votantes elegibles, o si lo prefiere de una minoría que representa al 46.1% del voto popular (2,864,978 menos votos que el candidato que ocupa el primer lugar) nos enfrentamos a un nuevo régimen político de minoría. Esa minoría quiere cambiar el país, tanto que ya han anunciado medidas de restricción a derechos humanos, civiles, políticos, económicos y culturales.

 Esa minoría se ha tomado la calle y está amenazando a la sociedad y a su gente diversa. Y entre esa minoría están los servidores públicos qué están tomando acciones, que están creando un estado de miedo colectivo. Esa minoría está levantando la voz y gritando lo que antes no se atrevían a decir en público. Esa minoría odia y deja que todos lo sepamos.

 Ellos quieren crear una división entre las personas. Entre blancos y todos los demás. Apuestan a la creación de un sistema de segregación racial (identificando a los “malos migrantes” –personas de color- y diferenciándolos de los buenos migrantes –poblaciones blancas provenientes de Europa-).

Contrario a lo que comúnmente se cree en este país, los trabajadores inmigrantes, de todas las nacionalidades, etnias, idiomas y culturas no venimos a crear problemas, venimos a aportar soluciones.

 Aportamos casi el 32% del Producto Interno Bruto (PIB). Los 11 millones de trabajadores que laboran aquí sin documentos aportan casi el 4% del PIB. Aportamos más soluciones a este país que los supuestos problemas que nos son atribuidos.

 Sabemos con certeza que usted no ha sido siempre un aliado nuestro. Los más de 3 millones de trabajadores indocumentados deportados durante su régimen lo atestiguan. Pero, hoy usted permanece como Presidente de todos el pueblo de este país y tiene la responsabilidad jurídica de proteger y defender la Constitución, y los derechos humanos.

 Por lo tanto, porque sigue siendo su responsabilidad, le exigimos que detenga las agresiones y las amenazas contra los inmigrantes y las personas de color. Exigimos que investigue y castigue a los responsables, y aún más.

 El primer presidente negro de este país tendrá que ceder el mandato a un régimen que oferta prejuicios y ostracismo social. Porque entendemos esto, también apelamos al papel del Presidente como líder ético de una sociedad que busca construir sus relaciones sociales con justicia, dignidad, equidad y democracia. Nos estamos acercando a usted como líder político de este país.

 Por lo tanto, hoy exigimos que asuma su condición de Presidente de los Estados Unidos de Norteamérica y ayude a prevenir una catástrofe humanitaria doméstica. Deportar a 11 millones de seres humanos no sólo dañará la economía de este país en forma irreversible, romperá el tejido social, la vida comunitaria y la confianza de la sociedad en sus instituciones. Destruir nuestro derecho a vivir en paz y civilidad no abre las puertas a la construcción de una sociedad como la que usted ayudó a crear y fortalecer.

 Señor Presidente, le pedimos que adopte una  medida política audaz, creativa, y humanitaria que permita proteger a las familias y ayude a consolidar la economía nacional. Exigimos que emita a la brevedad posible un Decreto de Perdón General por Infracciones del Estatus Migratorio antes del término de su mandato. Esto debe incluir a todos los trabajadores indocumentados.

 Sabemos que hablamos con líder un valiente. Usted lo ha demostrado. Hoy la sociedad exige que usted tome la acción como nuestro campeón más digno.

Firmas

Coalición de los Centros de Trabajadores Inmigrantes (IWCC de Massachusetts y Rhode Island).

Brazilian Worker Center (Allston, MA)

Brazilian Women’s Group (Brighton, MA)

Centro Comunitario de Trabajadores (New Bedford, MA)

Chelsea Collaborative (Chelsea, MA)

Chinese Progressive Association (Chinatown, Boston, MA)

Fuerza Laboral (Central Falls, RI)

Lynn Worker Center for Economic Justice (Lynn, MA)

MassCOSH (Dorchester and East Boston, MA)

Metrowest Worker Center/Casa do Trabalhador/ Casa del Trabajador (Framingham and Milford, MA)

Essex County Community Organization.

Neighbor to Neighbor Massachusetts.

Matahari Women Workers, Massachusetts.

Justice At Work, Massachusetts.

Centro Presente, Massachusetts.

UMass Boston, Labor Resource Center.

Harvard Trade Union Program.

Sister Eileen Burns, SNDdeN, Executive Director of Notre Dame Education Center, Lawrence, MA.

Bro. Kenneth V. Hogan, FMS, Board Member, Notre Dame Education Center-Lawrence-MA.

Boston Area Spanish Exchange (BASE).

Teury Marte, Salem MA Latino Coalition.

Unitarian Universalist Mass Action Network.

Arlington Street Church- Social Action Committee.

Massachusetts Communities Action Network.

Clinicians for Healthy Families.

Student Immigrant Movement.

Massachusetts Jobs With Justice.

Cambridge United for Justice with Peace.

Merrimack Valley Project. Massachusetts.

New Lynn Coalition, Massachusetts.

Centro de Trabajadores Unidos en Lucha CTUL. Minneapolis.

El Centro del Inmigrante, New York.

Staten Island Immigrants Council.

Chicago Worker’s Collaborative. Illinois.

Taj James, Movement Strategy Center. Oakland, California.

Latina Center MARIA. California.

San Francisco Living Wage Coalition.

Central American Refugee Committee (CRECE). California.

Dorothy P. Wonder, East Bay Sanctuary Covenant, Berkeley, California.

Bay Area Committee in Solidarity with the People of El Salvador, California.

Pomona Economic Opportunity Center, California.

Mississippi Immigrants Rights Alliance.

Freedom University. Atlanta, Georgia.

Project South, Atlanta, Georgia.

Dignidad Inmigrante, Athens, Georgia.

Athens Immigrant Rights Coalition AIRC, Georgia.

Economic Justice Coalition, Athens, Georgia.

U-Lead Athens, Georgia.

Northwest Arkansas Workers Justice Center (NWAWJC), Arkansas.

Lucha, Arkansas.

Vermont Workers’ Center. Vermont.

Meet IWCC’s new Director of Organizing, Pável Uranga!

photo-4

IWCC is excited to introduce our new Director of Organizing, Pável Uranga.

Pável Uranga is a researcher and human rights advocate with over 25 years of experience. He joins Immigrant Worker Collaborative Center (IWCC) as Director of Organizing, after working in Latin America for various indigenous, community organizations, labor unions, foundations, and non-governmental organizations. Previously to joining IWCC, he was Executive Director of Marcha Blanca Foundation responsible for the elaboration of crime prevention policies for the city of Quito, Ecuador, with a focus on restorative justice. For many years, he also worked as a research consultant, having published several investigations on human trafficking in Ecuador, Mexico and Honduras, including several reports for the Citizen’s National Observatory on Feminicide. Pável began his career as a political and leadership development trainer and organizer, for several labor union and campesino organizations in Central America and Mexico, and has experience leading gender and patriarchy awareness workshops. He holds a B.A. in Anthropology and graduate studies in Forensic Anthropology from the Universidad Autónoma de Ciudad Juárez- Escuela Nacional de Antropología e Historia.
 
IWCC está emocionado de introducir a nuestro nuevo Director de Organizar, Pável Uranga. 
 
Pável Uranga es un investigador y defensor de los derechos humanos con más de 25 años de experiencia. Se incorpora al Immigrant Worker Collaborative Center (IWCC) como Director de Organización, después de trabajar en Latinoamérica con diversas organizaciones indígenas, comunitarias, sindicales, fundaciones y organizaciones no gubernamentales. Antes de trabajar en IWCC, fue Director Ejecutivo de la Fundación Marcha Blanca, responsable de la elaboración de las políticas de prevención del delito para la ciudad de Quito, Ecuador, con un enfoque de justicia restaurativa. Durante muchos años, también trabajó como consultor de investigación, publicó varias investigaciones sobre el tráfico de personas en Ecuador, México y Honduras, entre ellos varios informes para el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio. Pável comenzó su carrera como formador de desarrollo político, liderazgo y organizador para varias organizaciones sindicales y campesinas de América Central y México, y tiene experiencia dirigiendo talleres de sensibilización en género y prevención del patriarcado. Tiene un B. A. en Antropología y estudios de posgrado en Antropología Forense de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez-Escuela Nacional de Antropología e Historia.

Working out website issues

We are working with our web developer to fix a few errors on our site. Currently the language tabs and the action box are frozen. Many apologies for these issues and we hope to have them resolved quickly!

Estamos trabajando con nuestro desarrollador de sitio web para arreglar unos errores en nuestro sitio. Actualmente los botones para cambiar idiomas y el cuadro de acción están congelados. Muchas disculpas por estos problemas y esperamos tenerlos resueltos rápidamente!

Estamos trabalhando com nosso desenvolvedor de site de internet para corrigir alguns erros em nosso site. Atualmente os botões para alterar o idioma  e ação são congelados. Muitas desculpas para estes problemas e esperamos tê-los resolvidos rapidamente!